fbpx
Seleccionar página

Adoquín

MatMap ofrece una amplia selección de adoquines. Adoquín de hormigón apto para caminos con tráfico rodado, así como adoquín para jardín con paso peatonal. El adoquín presenta múltiples ventajas frente a otras alternativas, tanto desde un punto de vista económico (por su bajo precio), como desde un punto de vista estético y práctico.

Adoquín: características y usos

El adoquín, para ser considerado como tal, debe tener un espesor mínimo de cinco centímetros. De igual forma, la proporción entre longitud y espesor debe ser menor o igual a cuatro. Los adoquines de hormigón se componen de agua, áridos, aditivos y adiciones y pigmentos inorgánicos.

Para adoquines en espacios donde se prevé la presencia de tráfico rodado, es recomendable un espesor mínimo de ocho centímetros. En cambio, en adoquines para jardín, donde se prevé tráfico peatonal, es apto un espesor menor de ocho centímetros.

Ventajas del uso de adoquines

La utilización de adoquines de hormigón presenta múltiples ventajas respecto a otras alternativas.

Económico: el adoquín necesita menos base para su colocación que otros sustitutivos como el hormigón impreso.

Práctico: el adoquín ofrece la posibilidad de desmontar y volver a montar cuando necesitamos hacer trabajos de canalización o electricidad. Así mismo, facilita la sustitución de piezas dañadas.

Estético: el adoquín presenta un gran abanico de posibilidades en cuanto a diseño y composición.

Permeable: el adoquín permite el filtrado del agua y minimiza la aparición de charcos y acumulaciones.

Duradero: el adoquín destaca especialmente por su duración en espacios con tráfico rodado. Para ello, es esencial una correcta instalación.

Sostenible: en la construcción del adoquín no intervienen procesos químicos ni térmicos.

Origen del uso del adoquín

El origen del uso del adoquín para pavimentar espacios lo encontramos hace 25 siglos. Romanos y cartagineses lo usaban para dotar de rapidez y durabilidad a sus grandes vías.

Lógicamente, en sus orígenes, el adoquín utilizado era el adoquín de piedra. En la actualidad, con una función totalmente diferente, el uso del adoquín de piedra se ha sustituido por el del adoquín de hormigón.